Ivana Salemi

VIDA_4224
VIDA_4224
sobre-el-poder_2772
sobre-el-poder_2772
Paraiso-Fiscal_2754
Paraiso-Fiscal_2754
P1130591_2800
P1130591_2800
P1130322_3456
P1130322_3456
P1130317_4000
P1130317_4000
LOS-PIBES-ALLA-EN-LA-ESQUINA_2971
LOS-PIBES-ALLA-EN-LA-ESQUINA_2971
La-existencia-real-est-en-otra-parte_3934
La-existencia-real-est-en-otra-parte_3934
A-cuntos-terroristas-viste-realmente_2504
A-cuntos-terroristas-viste-realmente_2504
Costilla-de-Adn_1116
Costilla-de-Adn_1116
2_1950
2_1950
Los-limites-de-la-Realpolitik_670
Los-limites-de-la-Realpolitik_670
belu_2184
belu_2184
DSC_0227
DSC_0227
DSC_1381_edited
DSC_1381_edited
DSC_0148
DSC_0148

En mi obra irrumpen imágenes que son el resultado de la percepción que tengo sobre el universo que habito con un mensaje crítico hacia el mismo. Si bien el óleo es la técnica que se extiende en casi toda mi obra, la introducción de otros materiales como la madera, el papel de diario (seleccionado especialmente) o las imágenes de revistas completan el mensaje. No es casual que en un contexto, que muchos definen como “posmodernidad”, la obra resulte en la resignificación de elementos anteriores ubicados de manera novedosa sobre una tela o madera. El color es la guía en la construcción de la imágen, el color moldea y acompaña a quien observa mi obra hasta llegar al contenido oculto de la misma. A veces tácito, a veces expresado en palabras de algún titular de diario. A veces se deja entrever en la mirada profunda de un indígena o de una niña guatemalteca. El color es en realidad el vaso transmisor de la emocionalidad de la obra. Si bien hay tantas interpretaciones como personas que observan mi obra, el color genera un marco del cuál es difícil escapar.

La cocina no es previa al momento creativo, sino simultánea. Es este un elemento fundamental en la identidad de mi trabajo. Hay una intención explícita de que el observador acceda al proceso de transformación de cada uno de los materiales al mirar los cuadros. El proceso creativo es prolongado y cambiante, a veces errante, nunca azaroso. Ya sea a través de las capas de color con el óleo o de los distintos papeles ubicados entre trazos de pintura, resulta fundamental que el trabajo final denote el proceso (de)construcción.

Así como en cada obra busco de-construir el universo que me rodea, espero que el observador pueda de-construir mi obra y conectar con alguna parte de ella.

El collage es un proceso de estudio disciplinado y extenso hasta conocer la reacción de cada uno de los materiales que actualmente utilizo en mi obra. La relación entre los materiales no es sencilla y se nota en el resultado final de la misma. Cada página de diario utilizada tiene una historia. Una de las bondades del collage es la reutilización de materiales que de otra forma hubieran sido descartados, o vagarían en la eternidad del tiempo de las librerías de usados de Buenos Aires.
Busco inmortalizar en mi obra esta búsqueda, que abre las puertas de las infinitas posibilidades que nos muestra la ciudad, y las personas habitan en ella.